Aquí se come a la carta

19/01/2014 3 Por MaríaG

Ayer me llamó una pareja de paso por nuestro país. Me he quedado impactada. Hace años que me dedico a mirar de dónde proceden las entradas de mi blog, me gusta imaginar las procedencias de los que, quizá en algún momento, lleguen a compartir el lecho conmigo. Pero saber que ellos en concreto llevaban tanto fantaseando conmigo y que acababan de llegar y ya me estaban llamando… Lo que pasó después merece que lo cuente en otro momento y detenidamente.

Así que, aquellos que contactan conmigo han podido leer sobre mí y tienen ya su cliché de MariaG. Claro que esa idea puede distar mucho de lo que buscan o incluso de la realidad y puede ser que lo que se topen sea algo que les gusta incluso más.

Me imagino que si llamara a una mujer de la que he leído que es una leona en la cama, me tumbara esperando verla evolucionar y devorarme y no me encontrara eso, pues quedaría defraudado. Pero ahora si me meto en su pellejo, igual su comportamiento de leona no viene de serie sino que responde a una excitación previa, al juego que se establezca, al morbo. Y lo mismo puede ser una leona que una dulce gatita.

Pues eso, ni en serie, ni indiscriminadamente, ni patrones fijos. Aquí todos comemos a la carta.