No conviene olvidar las buenas fotos

04/12/2008 0 Por MaríaG

Hasta el día en que me puse delante de los focos, nunca me habían hecho fotos de verdad. 

Una de mis fantasías era ver qué pasaría en una sesión de fotos en la que el ambiente se fuera calentando, hasta dónde llegaría la profesionalidad del fotógrafo, si sería capaz de dejar a un lado su cámar para emplear conmigo otras armas,…

Algunos de mis clientes quisieron inmortalizar mi cuerpo y retratarme. Gracias a ellos he podido incluir documentos gráficos en mis anuncios, documentos que han servido de utilidad a muchos caballeros para decidirse a ponerse en contacto conmigo.

Deseo pues recuperar alguna de esas fotos para que también vosotros las disfrutéis.

(5-12-2008, texto recuperado de mi blog censurado)