Alberto Alcocer 43, Clara del Rey 39, Princesa 3 dupl… El Pardo bajo las estrellas (II)

Lo había oído mencionar como una extravagancia que se daba en París, no le di ninguna importancia. Hasta que un amigo nos lo mencionó como algo real y accesible. Yo no había vuelto a pensar en ello pero ahora, la idea de que un desconocido tuviera acceso a mi cuerpo de forma anónima y en un lugar público, me estremecía. Busqué en internet dogging y cancaneo y enseguida di con sitios donde se podía hacer. Encontré mucha información sobre cómo comportarse, las señales que se hacen pero tampoco le presté mucha atención, simplemente, una noche, dimos una vuelta por El Pardo.
En el aparcamiento había algún coche más y nada de movimiento. A primera visa no había nada que hacer ahí, dudaba incluso de si habría llegado bien. Encendimos la luz de la cabina.  Poco a poco empezó a elevarse la temperatura, la ropa sobraba, el recinto se hacía pequeño.
Antes de abrir la puerta apagué la luz y entonces les pude ver. Alrededor del coche varios observadores habían surgido de la nada. Un estremecimiento me inmovilizó unos segundos  y salí del coche con los zapatos puestos. Se fueron acercando, al principio tímidamente hasta que  sus manos comenzaron a recorrerme. Eran cuatro los primeros que me rodearon y alguno más se mantenía a distancia, con la vista puesta en nosotros y una mano muy ocupada.
Me puse en cuclillas,  quería probar con mis labios cada uno de los miembros que me estaban ofreciendo.  Uno en cada mano, saboreando otro hasta que unas manos me agarraron la cadera, tiraron de mí hasta colocarme a su antojo y sentí la presión que ejercía abriéndose paso entre mis muslos hasta conseguir penetrarme. Primero uno, después el siguiente, se iban dando relevos con urgencia animal y yo pasaba dócilmente de unas manos a otras. Un mozo atlético me cogió de frente, levantándome en vilo,  golpeando rítmicamente su cadera contra la mía.  Como una perrita tiraban de mí y me colocaban a su antojo para poder meterla por donde más les placía y darme gusto.
Entre todos me tenían empapada de mis fluidos y de los suyos. Según iban terminando alguno desaparecía igual que había llegado; otros permanecían pues querían conseguir de mí una dirección, un teléfono, una cita o simplemente hablar un poco. Y así volví a meterme en el coche y nos marchamos para terminar solos la noche.
La experiencia había sido fantástica.
Resulta que al día siguiente había comentarios acerca de  lo ocurrido, en un foro de dogging. Hablaban de una chica joven, morena que había salido del coche totalmente desnuda y había dado cuenta de cuantos hombres se hubieron acercado. Era yo. Me dio morbo leer la cantidad de cosas estupendas que decían y me registré para saludarles.
Después de un tiempo quise repetir y se me ocurrió convocar un Martes por la mañana.  Contra todo pronóstico veinte hombres acudieron a la cita dispuestos a satisfacerme a plena luz del día. Eran tantos que formaron un círculo a mi alrededor ; nadie podría haber dicho que yo estaba en el centro, desnuda y arrebatada de placer sin dejar un segundo de ser poseída por todos ellos.
Cuando se lo comenté a mi amiga Irene, no quiso perdérselo y se animó a venir un día. No daba crédito, acariciaba su cuerpo cubierto de semen y volvía a buscar un orgasmo con el siguiente hombre.
Sólo le encontraba a este sistema dos fallos: el frío invernal y la dificultad de cambiar de postura, con lo que me gusta a mí subirme encima de un hombre!  Así que les convoqué en diversos sitios, clubs de intercambio, apartamentos por horas y siempre fue todo sobre ruedas, tanto que me banearon del mismo foro de dogging desde donde había convocado tantas veces a desconocidos folladores. Aún de vez en cuando, vuelvo a leer comentarios de lo ocurrido conmigo la noche anterior y me sigue excitando no saber qué me voy a encontrar en un paseo nocturno por los parques de Madrid.

5 comentarios para “Alberto Alcocer 43, Clara del Rey 39, Princesa 3 dupl… El Pardo bajo las estrellas (II)”

  • pedroperez:

    maria, eres una diosa del morbo, estoy deseando hacer esto ctgo, a ver si puedo esta semana

  • Vladim:

    Os echo de menos en el foro dogging.

    Donde se os puede localizar para hacer otro doggin ???

    besos

  • Toni:

    Maria, en que foro de dogging es donde aparece? Me encantaria un encuentro contigo.
    besos

  • joan:

    ola me gustaría conocerte en un encuentro de chicos y follarte un saludo

  • Pues estoy a tu entera disposición, sólo tienes que llamarme y organizamos algo morboso.

    Besos

Deja un comentario

Este espacio lo he buscado para contaros cómo he llegado a ser puta, mis vivencias, mi intensa vida sexual. En fin, todo lo que no le puedo contar a cualquiera.