Atrapados en el ascensor

Aún no sé había cerado la hoja cuando tiré de ella para acceder al portal. Mirando, desde el fondo del ascensor, un joven cobrizo no perdía ripio. Me apresuré a entrar.

Ya habían dado las once de la noche y aquel chaval llevaba el pedido de «globo» para entregar en el sexto. Yo presioné el último piso. Claro que me había dado cuenta de que su mirada no se apartaba de mi generoso escote.

Ni lo pensé,  le sonreí y pregunté si le quedaban muchas horas de trabajo.

Y, cuando respondió que sí, me salió del alma darle un regalito visual para su solaz. Abrí más mi escote y le mostré lo que anhelaba.

Se abrieron las puertas y no hizo ademán de moverse, así que pensé que ya todo estaría permitido. Tomé su mano libre y le hice sopesar el tamaño de mi pecho. Apretó, entreabrió los labios y me decidí a besarle.

La bolsa se deslizó hasta el suelo y sus manos comenzaron a moverse, a apretarme, a palpar bajo el vestido.

Apretamos el menos 2.

Todo nuestro cuerpo buscaba el calor del otro, sentir la presión, frotarse mientras los jadeos iban en aumento. Le notaba, estaba duro, su miembro efecto pugnaba por salir. Le bajé la cremallera.

Y me di la vuelta, tirando de las bragas hacia abajo. No hicieron falta palabras. Me eché un poco hacia atrás y noté su temblor. Y mi mano le buscó, le atrajo y un hábil movimiento de su cadera la dejó emboscada en mi sexo.

Y volví a moverme hacia atrás. En un instante me encontré penetrada. Sus manos en mi cadera tironeaban hacia atrás con un ritmo rápido y agónico. Nuestros gemidos debieron de oirse en todos los pisos mientras volvíamos a dirigirnos al decimoquinto.

Le pedí que siguiera, que no se parada, que me llenara toda con su néctar. Así se tensó y empecé a notar sus chorros acompasando con él mis últimos quejidos.

Recogí mis bragas del suelo mientras arreglaba mi ropa y le daba mi teléfono.

Justo a tiempo para salir en mi parada.

 

Besos.

2 comentarios para “Atrapados en el ascensor”

  • Irene:

    María!!!!!
    Donde tenias tu cabeza al escribir, jijiji…
    El último piso del edificio es el 16, no el 15

    Como me gusta todo lo que te pasa y que lo compartas me parece maravilloso.

    Besazos corazón
    ❤️

  • Carlos:

    El trabajo que me he propuesto hacer, esto es, catador oficial de los post de María, me ha permitido disfrutar de polvos memorables por interposta persona y algunas pajas de antología.
    Con este del repartidor me he hecho una de esas que te dejan sin fuerzas.
    ¡Gracias María!

Deja un comentario

Este espacio lo he buscado para contaros cómo he llegado a ser puta, mis vivencias, mi intensa vida sexual. En fin, todo lo que no le puedo contar a cualquiera.