Tú y yo somos tres

Está presente en la imaginación colectiva, todos hemos fantaseado alguna vez con situaciones desbordantes de morbo en que son dos las mujeres que juegan con un mismo hombre.

Y sin embargo, son muchos menos los hombres que buscan esta situación de lo que podría imaginar.  Y la razón principal me sorprende: Resulta que muchos dudan de poder llevar a buen puerto la situación, la tiranía de pensar que tienen que dejar a dos mujeres satisfechas.

De repente el juego a dado paso a una carga, si ya es difícil mantener contenta a una, imagina a dos.

Yo sólo veo una manera de encajar a tres en un lecho: partir de dos mujeres derretidas la una por la otra.

Permitirse besar despacio, sin prisas, acariciar cada escondrijo de su cuerpo, beberse cada poro, recorrer cada hoyuelo. Perderse en el roce de la piel, en la admiración de la belleza del cuerpo de otra mujer. Su olor con todos sus matices, su sabor.

Y en este baile, tan alejado de lo que se suele contemplar, el hombre puede gozar de la contemplación de la belleza; y, poco a poco, servir de nexo de unión entre ellas, prestar dos manos más para el placer.

Es desde este otro concepto desde el que un trío puede convertirse en un delirio.

Cada vez hay más porno en internet donde deleitarse en las mil maneras posibles de compartir un trío.

http://es.xhamster.com/movies/4324889/núbiles_porn_hot_threesome_fuck.html

Besos

 

 

Un comentario para “Tú y yo somos tres”

Deja un comentario

Este espacio lo he buscado para contaros cómo he llegado a ser puta, mis vivencias, mi intensa vida sexual. En fin, todo lo que no le puedo contar a cualquiera.

MariaG sexo natural, tu puta en Madrid